SALUDOS DEL DIRECTOR.

Querida Comunidad:

Reconociendo siempre la presencia de María Auxiliadora que nos acompaña como institución y comunidad, comparto la alegría de celebrar 106 años de nuestra institución educativa en Linares. En este contexto de profunda gratitud a Dios, con nuevos desafíos y expectativas siempre en crecimiento, le brindo un cariñoso saludo de bienvenida y el mejor de los éxitos en nuestra comunidad.  

Sé que no es el mejor escenario por el contexto de emergencia sanitaria que estamos viviendo, pero con mucha fe, alegría, esperanza y energía, proyectamos un gran año, que aunque desafiante, complejo e intenso, creemos firmemente en que lograremos junto a todos los funcionarios que integramos esta hermosa comunidad, desarrollar en ustedes, nuestros estudiantes, aprendizajes significativos y profundos, valores, competencias y explotar sus talentos, para proveerles de las herramientas necesarias que les permitan desenvolverse con éxito en la sociedad, como buenos cristianos y honestos ciudadanos. 

Invito con mucho cariño a los padres y apoderados a trabajar juntos, con firmeza y expectativas siempre altas, en asumir los desafíos e inquietudes para seguir construyendo juntos una identidad salesiana cada día más fiel al espíritu de Don Bosco y de nuestra Madre María Mazzarello, porque el éxito de la comunidad es trabajar como una sólida unidad, integrada y comprometida. 

Este año, el Papa Francisco nos ha invitado por medio de su carta “Con corazón de padre” a celebrar un año dedicado a San José. Queremos caminar de su mano, junto a su paternidad y el testimonio de su vida ofrecida en el amor puesto al servicio del Mesías. José enseña a su Hijo Jesús a ser obediente a la voluntad de Dios: a "hacer la voluntad del Padre". Su testimonio, nos mueve a hacernos cargo de la vida que crece en tantas niñas, niños y jóvenes acompañándolos en sus procesos de aprendizaje, crecimiento y madurez. 

Así mismo, para éste año el aguinaldo del rector mayor es; “Nos Mueve la Esperanza, quiero hacer nuevas todas las cosas (Ap. 21,5). Esta consiga, que toda la familia salesiana vivirá este año y que marcará nuestro caminar como comunidad educativa pastoral, nos invita a vivir en comunión con Dios y bajo la experiencia de Jesús resucitado, tener fe y esperanza en los nuevos tiempos, aunque las dificultades externas propias del confinamiento estén presentes, sigamos con firmeza avanzando juntos en nuestros desafíos, como una oportunidad para aprender a utilizar las nuevas tecnologías, aprender a convivir en familia, aprender a dialogar y a comunicarnos más, aprender a comprometernos y a confiar.    

De esta manera invito a nuestra comunidad a acoger este nuevo desafío con: altura de miras, actitud positiva, proactividad, honestidad, compromiso y responsabilidad, toda vez, que les acompañaremos y brindaremos del espacio y tiempo para apoyar el desarrollo de los talentos de nuestros estudiantes, siempre un ambiente de gratitud y de sana convivencia.

Rodrigo Jonathán Hormazábal Aravena.

Pedagogía en Historia y Geografía. 

Postítulo en Evaluación para los Aprendizajes.

Magíster en Educación, mención en Gestión y Docencia.

Magíster en Educación Basada en Competencias.